Noticias

Bordado a máquina

20151107_19373720151106_13282620151106_132759Realizamos bordados a máquina.

Personalizamos con bordado uniformes laborales, uniformes escolares, mochilas, gorras, camisetas, sudaderas….. Convertimos prendas y objetos en regalos personalizados que tienen una gran y buena aceptación.

Hoy queremos hablaros de otra opción que está teniendo mucha acogida entre nuestros clientes y que le ha dado una vuelta a los tradicionales parches bordados. Hasta ahora, eran muchos los clubs deportivos o grupos de actividades de ocio los que acudían a nuestro taller de bordados para encargarnos parches bordados con el escudo o el anagrama de su equipo o club. Sin embargo, desde hace un tiempo a esta parte, además de seguir recibiendo estos encargos, también hemos comenzado a recibir las peticiones que nos encargan parches bordados para colocarlos en la ropa. Con estos parches consiguen dos objetivos: prolongar la vida de la ropa de los más pequeños a la vez que se personaliza de una manera divertida.

Los niños corren, saltan, caen, crecen y el resultado de tanta actividad suelen ser pantalones desgastados por las rodillas de tanto caerse, chaquetas que se quedan sin codos de arrastrar los brazos en sus juegos o pequeños rotos que podemos ocultar tras parches bordados sin tener así que retirar esas prendas.

Son muchos los bordados que pueden realizarse en unos parches que además de ayudarnos a sacar más partido en el tiempo en la ropa de nuestros hijos, conseguirán que sus prendas resulten más originales y personalizadas.

Historia del Bordado

Aunque no se conservan bordados de la Edad Antigua, los historiadores hablan de varias muestras de esta técnica, presente en nuestro taller de bordados, en Asia, Egipto, Grecia y Roma. Sin embargo, la invención del bordado se atribuye a los babilonios. En el siglo XIII, la época de las Cruzadas, empezaron a bordarse escudos y otros motivos relacionados con la caballería. Las composiciones empezaron a ser más recargadas y coloridas. Durante toda la Edad Media se utilizaron diferentes clases de puntos: al pasado, cruzado y de cadeneta. Este último empezó a desaparecer a finales del siglo XIV, época en la que se impuso el punto llano.

Hasta el siglo XIII los bordados de oro, plata y lana fueron los más comunes. Después se mezclaría el hilo de oro con el de seda.  El bordado a realce comenzó en el siglo XIII y en la segunda mitad del XV tomó carácter de altorelieve. En el siglo XV en Italia empezó a usarse el procedimiento del oro matizado. De Italia pasó a Flandes y se generalizó en España durante el siglo XVI. En ese siglo aparecería también el bordado a canutillo, que sigue siendo hoy muy frecuente también.