Historia del Bordado

Aunque no se conservan bordados de la Edad Antigua, los historiadores hablan de varias muestras de esta técnica, presente en nuestro taller de bordados, en Asia, Egipto, Grecia y Roma. Sin embargo, la invención del bordado se atribuye a los babilonios. En el siglo XIII, la época de las Cruzadas, empezaron a bordarse escudos y otros motivos relacionados con la caballería. Las composiciones empezaron a ser más recargadas y coloridas. Durante toda la Edad Media se utilizaron diferentes clases de puntos: al pasado, cruzado y de cadeneta. Este último empezó a desaparecer a finales del siglo XIV, época en la que se impuso el punto llano.

Hasta el siglo XIII los bordados de oro, plata y lana fueron los más comunes. Después se mezclaría el hilo de oro con el de seda.  El bordado a realce comenzó en el siglo XIII y en la segunda mitad del XV tomó carácter de altorelieve. En el siglo XV en Italia empezó a usarse el procedimiento del oro matizado. De Italia pasó a Flandes y se generalizó en España durante el siglo XVI. En ese siglo aparecería también el bordado a canutillo, que sigue siendo hoy muy frecuente también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *